plantup@plantup.es
ENVÍO L-V (48/72 horas) SOLO A PENINSULA | GASTOS DE ENVÍO GRATIS DESDE 50 €

A menudo se dice que nada que valga la pena es fácil, los amantes de las plantas saben que este no es el caso. Existe una variedad de plantas para cada nivel de habilidad; tanto si nunca has tenido una planta antes como si eres un profesional con un enorme jardín. Aun así, con tantas variedades, tipos y requisitos, puede resultar abrumador. ¡Echa un vistazo a los consejos del Personal Planter de PlantUp y ​​descubre cómo empezar con plantas de fácil cuidado!

Paso 1: elige tu planta

¿Nunca antes habías tenido una planta? No dejes que eso te desanime en tu afán de convertirte en un cuidador de plantas. Una opción fantástica para tu primera planta son los cactus de fácil cuidado. Es realmente imposible equivocarse con una variedad de plantas de tan bajo mantenimiento.

 

Conoce a las plantas que requieren un poco menos de mantenimiento

Algunas plantas perfectas para iniciarse son las Pileas, lo que proporciona un desafío simple y agradable con toda la satisfacción de ver crecer tu planta. Si te sientes seguro y quieres un estilo más exclusivo, entonces las Marantas son las indicadas para ti.
Algo como la Fitonia es algo que debes probar una vez que te sientas seguro en el dominio del mundo vegetal. Tiene requisitos de agua muy específicos que pueden ser abrumadores para una primera vez y esto puede dañar la confianza de los nuevos cuidadores de plantas.

Diferente a la Fitonia, la Opuntia Microdasys requiere un poco más de conocimiento de las plantas. Con demasiada agua se corre el riesgo de matarla y los novatos pueden encontrar esto enormemente frustrante. Es recomendable esperar a cuidar de estas plantas de avanzados cuidados hasta que se tengan dominados los cuidados básicos.

No todo el mundo tiene una gran cantidad de luz natural en su casa, o tal vez quieres darle vida a un lugar más sombreado. En este caso, la Sanseviera vivirá mucho tiempo a plena sombra.

Paso 2: macetas

Es esencial para tus plantas que les proporciones nueva tierra con nuevos nutrientes por lo menos una vez al año.

Todas las plantas requieren trasplante a macetas, pero te aseguramos que no es tan difícil como parece. Solo asegúrate de que la tierra esté suelta en la maceta. Evita presionar con fuerza para asegurarte de que las raíces de las plantas tengan un poco de espacio para moverse. Haz crecer tu hogar con macetas de todas las formas y tamaños. Tenemos una maceta perfecta para cada planta independientemente del estilo de interior que tengas.

Paso 3: riego

El primer desafío al que se enfrentan los nuevos cuidadores de plantas después de desempaquetar su planta es regar. Esta parte no es tan difícil, simplemente coloca la planta en agua durante 10 minutos para que pueda obtener su primer baño de hidratación.

El riego no termina ahí, así que lee los cuidados de la ficha de tu planta y averigua cuánta agua necesita. Siempre es preferible regar tu planta desde abajo colocando la maceta sobre un plato con un poco de agua. Tu planta puede absorber toda esa hidratación a través de sus raíces.

Por supuesto, de vez en cuando todos nos olvidamos de regar nuestras plantas. Nadie es perfecto. Si notas que tu planta se ha secado, colócala con la maceta en uno o dos dedos de agua durante unos 10 minutos. Esto debería hacer que tu planta vuelva a estar en plena forma.

Abrir chat